martes, 11 de enero de 2011

Mi recuento de 2010 que hace tiempo quería hacer

El insomnio me mata. Como esas pestes incansables de hacerte sufrir. Bate cada día y despiera mi cabeza cuando debería estar descansando. Esta cabeza que no puede dejar de pensar muchas y muchas cosas. Este 2010 que hace días ya dejamos de lado, marcó tanto en mi vida que, si bien, no puedo catalogarlo como un año bueno o malo. Dejémoslo en importante.

2010 que abatió mi corazón y mi mente, mi razón y mi casa (y la de muchos). El terremoto constituyó para mí, una sacudida de realidad. Y, por consecuencia, la siguiente reflexión acerca de qué carajo era lo que tenía que hacer en esta vida. Me marcó más de lo que pensaba.

2010 que me trajo el mayor de mis desafíos: 4to medio. Nunca pensé estar en esa situación. Preparar la PSU, las universidades, y yo con la misma incógnita de siempre: ¿Qué quiero estudiar? Este año hizo que me diera cuenta de que mi vocación podía más que el 'qué dirán' de los demás. Por ese momento, me sentí capaz de poder tomar decisiones acertadas, sin el medio previo al error. Empecé de a poco, a tener la responsabilidad enorme de cargar con mi propia vida, lo que conlleva la toma de decisiones constante. Dios quiera que sepa elegir sabiamente.

Este año me ha dejado mucha gente confiable. La madurez conlleva el poder escoger la gente con la cual te relacionarás. Esa madurez creo no se equivocó: A la gente de Confi que la quiero caleta, pero en especial a mis amigos y amigas: Rafa, Nadia, Carola, Nany, Vito, Nico Quezada, Gerardo, Gastón, Scarlett, y muchos muchos más que pido me disculpen mi limitada memoria. A ellos muchas gracias por compartir conmigo un camino de sinceridad, amistad y cariño, con Cristo siempre a nuestro lado. Gracias a ustedes, de verdad.

A mis amigos que hice, durante mucho tiempo en mi alma máter. Mi Instituto Nacional: muchas amistades y conocidos que hice en el colegio hicieron que cambiara y madurara: A mi curso 4°D, en especial a quienes me ayudaron siempre, me retaron por hacer algo indebido, o me molestaron para así forjar el temple que me he creado. A mis amigos de siempre que nunca me abandonaron, a mis amigos que compartíamos recreos y tardes de balón y horas libres de conversaciones. Seba y Tito, gracias siempre por estar ahí. Para el hijo de puta del Lucas, que siempre me molestaba con lo de mi profesión, pucha que me preocupé por tí este año, con todo lo de tu salud. Te adoro idiota, tú lo sabes bien. Aunque te moleste y critique tu forma de ser, sabes muy bien que te quiero más que la cresta, lo demás está en la camisa.
Para el Chalo, el Ariel, el Cabezón y toda la manga de los Científicos de Artemio (incluído APA), gracias por acogerme como uno más, y hacer de las clases de preu más amigables, chistosas, y compartibles con chocapic.

A mi familia, obviamente. El 2010 hizo que, el tiempo me acercara cada vez más a ellos. Gracias Mamá y Papá por todo lo que han hecho por mí durante toda mi vida. No tengo cómo pagar tantos años de cuidados, advertencias, retos, cariños, de todo lo que me han brindado. Gracias de verdad por acompañarme en el desafío de la PSU, y por siempre estar ahí cuando me quedaba dormido estudiando, o cuando no salía del PC.

El año 2010 fue el año que me hizo el mayor de los desaires amorosos, pero que al mismo tiempo hizo que encontrara refugio y acogida en la persona que ha marcado mi vida. Conocí a la persona más linda del mundo, a quien me cautivó, y todavía me cautiva. Aquella persona que su forma de ser me enloquece cada día y en cada momento. Fernanda, este año no hubiese sido el mismo si no te hubiese conocido. Te amo demasiado mi vida, y ojalá este 2011 venga con lo mejor para nosotros.

Este 2010 me presentó a alguien que, a pesar de que ha estado conmigo siempre, lo ignoraba, no lo tomaba mucho en cuenta, pero que este año me hizo descubrir en Él, alguien que sencillamente quiere lo mejor para mí (y para todos en realidad). Hablo de Cristo: Confirmarme ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. Me acercó más a Cristo, pude encontrar alguien que quiere que no tropiece, ni me haga daño involuntariamente, o intencionalmente. Cristo fue uno de los pilares fundamentales en este año también. Me ayudó a soportar la batahola de 4to medio, más los típicos problemas que un adolescente de 17-18 años puede tener. Le ha dado Paz a mi vida, y tranquilidad a mi devenir.


Dios quiera que este año 2011 se venga con todo lo positivo de la vida. Que ojalá lo negativo no sea mucho, y que pueda ser capaz de cumplir mis sueños.


(:

2 comentarios: